10 principios básicos para un buen Naming

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un nombre de marca efectivo? Compartimos las claves del Naming y varios ejemplos de éxito.

Principios básicos para un buen naming

“All is quiet on new year’s day.
 A world in white gets underway.
 I want to be with you, be with you night and day.
 Nothing changes on new year’s day.
 On new year’s day.


 I… will be with you again.”

Bienvenidos!

He tomado prestadas estas geniales estrofas del tema “New year’s day”, que aparece en el album “War”, de los grandes U2 porque creo que son una fantástica reflexión en estos momentos.

Empezamos un nuevo año y nuestra cultura nos traslada a momentos de celebración y al comienzo de una nueva etapa para todos. Pero lo cierto es que a día de hoy no parece haber diferencia con la semana anterior.

naming_branderstand

En Branderstand dejamos el año hablando de Naming: de la escasa idoneidad del acrónimo “XMAS” que incumplía flagrantemente dos de las principales reglas que debe tener un buen nombre. Después de su publicación, algunos preguntaron cuáles serían las restantes reglas. Así que vamos a empezar el año en Branderstand® dando continuidad a ese tema y respuesta a esas dudas.

10 principios básicos que debe tener un buen nombre de marca:

  1. Un nombre tiene que ser notorio.
    Un nombre que rompa los códigos existentes puede hacer crecer la notoriedad de una marca (Twingo).
  2. Un nombre tiene que ser distinto y único.
    Debe proyectar una personalidad propia (iPhone).
  3. Un nombre tiene que ser flexible y duradero.
    Debe permitir extender la marca a otros sectores (Sprint).
  4. Un nombre tiene que ser sugerente y evocador.
    Las asociaciones que remiten a conceptos concretos son más poderosas y más fáciles de retener en la memoria (Tigra).
  5. Un nombre tiene que ser creíble.
    Las denominaciones descriptivas afectan a la credibilidad de la marca cuando se pretende extenderlas a categorías distintas de la original (Gas Natural vs electricidad).
  6. Un nombre tiene que ser coherente con el sistema de marcas.
    Debe poder convivir con otras marcas asociadas a rasgos similares (Zafira, Antara, Meriva).
  7. Un nombre tiene que ser legible y pronunciable fácilmente.
    Es mucho más complejo construir la identidad de una marca impronunciable (Häagen-Dazs).
  8. Un nombre tiene que ser registrable.
    La enorme saturación de los registros dificulta los procesos. Los nombres distintivos son más fácilmente apropiables (OIKOS).
  9. Un nombre debe evitar asociaciones negativas.
    Es importante realizar controles lingüísticos en otras lenguas para evitar errores flagrantes (Pajero).
  10. Las marcas se construyen a través de buenas historias.
    El nombre debe saber sintetizarla (La Chelinda).

Un buen nombre sigue siendo una ventaja competitiva sobre todos aquellos que no comprenden el poder de un nombre. Sin duda, invertir en Naming es invertir en crear valor de marca.

Feliz año a todos!!

 

Carlos Puig Falcó

CEO en Branward®

 

Carlos Puig Falcó

Presidente de Branward

Posts relacionados

Posts destacados