Audio branding: marcas que dan la nota

Ventajas de que una marca tenga sonidos reconocidos y criterios de elección para una efectiva estrategia de Audio Branding

¿Cuántas veces hemos ligado estrechamente una canción a un anuncio, una marca y su experiencia?

¿Cómo de interiorizadas tenemos esas melodías de esas marcas con las que interactuamos diariamente?

El Audio Branding (también conocido como Sound Branding o Sonic Branding) tiene como objetivo construir un sólido relato sonoro que se identifique con los valores de la marca y permita diferenciarse a las empresas y aportarles un valor añadido.

Esta disciplina está extendida por todo el mundo y grandes marcas como Coca-Cola, Intel, Mc Donald’s o Nokia han creado ventajas competitivas considerables debido a que la tienen en cuenta a la hora de crear, reforzar o renovar la identidad corporativa.

El Audio Branding busca conseguir una sólida construcción de marca que genere una experiencia consistente. Todo gracias al sonido como un rico y versátil canal capaz de cumplir objetivos de:

  • respuesta inmediata (facilidad de percepción)
  • focalización de la atención
  • construcción de notoriedad
  • imagen de marca
  • recuerdo
  • viralidad
  • deseo
  • experiencia emocional.

Debe actuar como un himno para la marca. Debe apoyar la fidelización de los consumidores y fomentar la sensación de cercanía y pertenencia. La enorme capacidad del audio para la comunicación emocional se refleja al analizar las ideas y conceptos que se le viene a la mente a los encuestados.

branward_branderstand_audiobranding_cuerpo

Existen estudios psicológicos que han demostrado que los sonidos humanos están fuertemente asociados con un recuerdo especial: el sonido de la Once inspira sorteo; el de la Lotería, Navidad y Mc Donald’s, familia. El mundo sonoro tiene esta capacidad única para hacer recordar ciertas experiencias. Una ventaja decisiva cuando se trata de construir una marca fuerte en la mente de los consumidores.

Para una efectiva estrategia de Audio Branding ( o Sonic Branding) es necesario:

  • Entender la metodología utilizada para generar los sonidos y su repercusión en el receptor. Por ejemplo, no tienen el mismo efecto los graves que los agudos, las melodías lentas que las rápidas…
  • No enfocarse únicamente en melodías o jingles. Hay que reflexionar de forma holística y dar importancia a otros sonidos como los que se producen al abrir un producto, al pisar el suelo de un local o incluso el tono de voz del personal.
  • Ser constante y mantener la identidad sonora de forma prolongada.
  • Ser memorable y lo suficientemente diferencial para facilitar la correcta asociación entre sonidos y marca.

Pero, sobre todo:

  • Ser coherente con los valores, personalidad, comportamiento y posicionamiento de marca. Es decir, el Audio Branding o Sonic Branding debe responder a una estrategia de marca previa.

Abrir una Schweppes, encender una Harley, iniciar sesión en Skype, cerrar Windows, comprar en Mercadona…

Como dice Joel Beckerman, fundador de Man Made Music: “Sonic is the next frontier of brand identity“. En definitiva, cada punto de contacto musical con el consumidor es una oportunidad clave para profundizar la relación que tienen con la marca. Una marca debe ir más allá del logotipo, colores y tipografías y debe dejar huella en las personas. Debe inspirar sentimientos, aportar valores, crear emociones, despertar recuerdos y ser memorable. Sólo así conseguirá hacerse única y relevante.

Como asegura Nanette Nielsen: “Podemos cerrar los ojos, pero no los oídos”.

 

Marina Moreno y Rubén González-Román

Brand Consultant y Digital Brand Planner de Branward®

Fotos: Shutterstock

 

Compartir post:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInGoogle+Buffer this pageEmail to someone
Marina Moreno

Brand Consultant de Branward

Posts relacionados

Posts destacados