Campañas a flor de piel

¿Son las campañas de concienciación social demasiado agresivas? L’ORÉAL, la marca que ha decidido mirarlo con otros ojos.

Hay marcas que saben destacar entre el resto pues rompen con la comunicación tradicional. L’ORÉAL es uno de esos casos y lo ha sabido hacer de una manera muy tierna poniéndose al consumidor en el bolsillo.

¿Cuántas campañas de sensibilización nos han dejado sin respiración o en estado de shock? El recuerdo que le queda al consumidor después de ver la mayoría de anuncios de concienciación social es de miedo y rechazo. Si nos paramos a pensar durante un minuto e intentamos visualizarlas, nos pasarán por la cabeza campañas de tráfico, de violencia de género, anorexia, drogas…. todas ellas tan impactantes como desagradables a la vez. Seguro que estos anuncios no te dejarán indiferente.

Pues bien, a pocos meses de la llegada del verano, época en la que se nos aconseja prestar mayor atención a los cuidados de nuestra piel, L’ORÉAL ha lanzado una nueva campaña de prevención del cáncer de piel y de sensibilización ciudadana llamada “SkinChecker” (traducido como “rastreador de piel”).

Los protagonistas, en este caso, son dos dálmatas que se cuidan y se vigilan el uno al otro animando a las personas a chequearse la piel entre amigos o familiares para detectar esta enfermedad a tiempo (pues el cáncer de piel es el único que puede ser visible).

Según la marca, es importante hacernos un seguimiento o chequeo ya que el 90% de los casos de cáncer de piel detectados a tiempo pueden ser tratados. De hecho, según las cifras que maneja La Roche Posay, cada año se diagnostican en el mundo 200.000 casos de melanoma.

La campaña tiene como objetivo la prevención y creación de un impacto social pero bajo un enfoque cálido que, a diferencia del resto de campañas de sensibilización, le saca una sonrisa a todo aquél que termina de ver el spot.

campaña_concienciacion_social_branderstand_loreal_cuerpo

Y así ha sido su estrategia de marca: se ha distanciado de las campañas tradicionales donde imperaba el miedo y la tragedia generando ganas de volver a visualizarlo gracias a sus dálmatas entrañables, su imagen limpia y bajo un delicado slow motion.

Además, muestra al público el making of del spot publicitario que funciona como estrategia acercando al espectador al proceso creativo hasta convertirlo en un aliado de la marca.

Y es que no hay mejor resultado que el de un spot que se viralice, que guste, que conecte con el consumidor, que apele a la sensibilidad, en definitiva, que le genere una emoción positiva. ¡L’ORÉAL ha sabido dejar al espectador con buen sabor de boca!

 

Marina Moreno

Brand Consultant de Branward®

Fotos: shutterstock

 

Si te ha gustado este artículo y quieres recibir más contenido sobre branding, puedes suscribirte a nuestra Newsletter

 

Compartir post:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInGoogle+Buffer this pageEmail to someone
Marina Moreno

Brand Consultant de Branward

Posts relacionados

Posts destacados