El momento Eureka

La innovación no puede estar centrada en un departamento, sino que debe ser una actitud global de la propia empresa. Todo aquel que esté involucrado de algún modo en tu negocio puede ayudarte a generar innovación

4 reglas que facilitan la innovación

Pensar en innovación en una Compañía a menudo va asociado a una serie de personas con bata blanca, trabajando en un departamento de I+D. Lamentablemente, la innovación no puede estar centrada en un departamento, sino que debe ser una actitud global de la propia empresa.

No tiene sentido creer que una gran idea solo puede venir de alguien que se dedica exclusivamente a investigar. La realidad es que cualquier empleado, un cliente, un proveedor o incluso un extraño pueden ser los autores de esa novedad, aunque tal vez ellos no sean conscientes en ese mismo momento. Todo aquel que esté involucrado de algún modo en tu negocio puede ayudarte a generar innovación. Las grandes empresas ya se han dado cuenta de ello y, a menudo, su inversión no pasa únicamente por mejorar el producto sino por mejorar la propia experiencia de marca y el valor percibido.

En este punto, el branding -como catalizador del proceso de creación de valor- y la experiencia de marca convergen de modo que resulta beneficioso tanto para la marca como para el producto.

Algunas Compañías como Nestlé han conseguido reinventar su I+D a través de programas de innovación abierta, como Nestlé Innova. Según comentan, la innovación es una necesidad para sobrevibir, y agregan que su nuevo mantra “innovar o morir” combinado con la innovación abierta podría ser el leitmotiv de las empresas de hoy.

Lego es otra de las más conocidas. Fue una de las primeras  en permitir a sus clientes sugerir nuevos productos que después se podían hacer realidad a través de su iniciativa Lego Mindstorms

Pero a pesar de el tópico que comentábamos al inicio de este escrito, a cerca del sabio despistado, es fundamental como organicemos estas nuevas ideas para que podamos actuar sobre ellas.

Aquí os lanzamos 4 sencillas reglas que permitirán la mejora de vuestros procesos de innovación:

1-    Centralizad el sistema.

Empezad creando un espacio o una plataforma donde recoger y compartir ideas. Aseguraos de estar utilizando una herramienta dinámica, con oportunidades para colaborar y dar respuesta.

2-    Etiquetad vuestras listas de ideas.

Para mantener las ideas claramente organizadas, utilizad etiquetas o tags, del mismo modo que se utiliza este sistema en las redes sociales.

3-    Asignad un líder a cada lista.

Para cada lista de ideas es importante establecer una persona responsable, con la capacidad de actuar y tomar decisiones sobre dichas ideas.

4-    Distribuid cuanto antes.

Para evitar el colapso en la entrada, organizadlas cuanto antes. Desestimad las ideas que no sean viables y trasladad las que sí lo sean a la lista adecuada.

En la medida que se tomen decisiones es importante comunicarlas de inmediato. La gente valorará positivamente saber qué ideas han prosperado y eso les motivará a trasladar sus pensamientos en el futuro.

El momento Eureka no existe, la mayoría de esfuerzos en innovación no fallan por la falta de ideas sino por la falta de un sistema organizado, propio de una cultura corporativa abierta a la innovación.

 

Carlos Puig Falcó

CEO en Branward

 

 

Fotos: Lego, Shutterstock

Compartir post:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInGoogle+Buffer this pageEmail to someone
Carlos Puig Falcó

Presidente de Branward

Posts relacionados

Posts destacados