El valor incalculable de la recomendación

La recomendación espontánea de una marca se ha convertido en un valor incalculable de la marca. Te contamos por qué.

El valor incalculable de la recomendación

El día 13 de Junio, Branward e Ikerfel presentamos el “Estudio sobre el Sexo de Marcas Sexy”. Dentro de este documento se muestra el porcentaje de personas que más se sienten atraídas y recomendarían diferentes marcas “sexy” (83) de catorce sectores. Que alguien de nuestro entorno recomiende la compra o utilización de una determinada marca equivale a que la escriba con mayúsculas y negrita, o, mejor, que grabe su logo en nuestra memoria.

Cuando vemos en el Estudio el listado de marcas que más nos recomendarían se comprueba que muchas de estas forman parte de nuestras conversaciones con compañeros, amigos y familia. Y, además, de manera recurrente. El Estudio demuestra que las marcas que más nos atraen son precisamente las que más recomendamos.

¿Cuánto vale entrar en una conversación? ¿Cuánto vale ser protagonista?

Los españoles somos un país de conversadores (más que de estudiosos lectores) y todo aquello que surge de manera positiva en una charla, seria o desenfadada, se convierte en una referencia que vamos luego a compartir. Si una marca sale bien parada en la boca de un español tiene muchas posibilidades de triunfar en nuestra propia opinión. Al revés también aplica.

Es decir, impulsamos con nuestro aval personal aquello que pensamos que va a satisfacer a nuestro interlocutor: “prueba tal bebida, te va a encantar”, “el nuevo modelo o la nueva colección de tal marca es insuperable” ¿Cuánto vale esto? ¿¿Cuánto vale estar presente de manera positiva en una conversación? ¿Cuántas conversaciones de este tipo se producen al día? ¿Cuál es el factor multiplicador?

Claro, con todo lo anterior, no es de extrañar la importancia que se ha dado a los “influencers”. Es la manera pagada de ser recomendado por líderes admirados.  De acuerdo, este es un camino, pero más bien es un atajo.

Y mientras que este atajo es previo pago, el genuino y más valioso es el que proviene a cambio de nada.

La recomendación espontánea

El gran logro de una marca es la recomendación espontánea y pura, la que nace de alguien próximo a quien admiramos por su conocimiento en la materia o porque simplemente nos merece confianza.

Cuando Joschka Fischer, ministro de asuntos exteriores alemán, declaró en un programa de televisión su entusiasmo por la novela “La sombra del viento” (Carlos Ruiz-Zafón) las ventas del libro se dispararon …en España. También en Alemania. Este es el poder de la recomendación.

Las marcas pueden alcanzar un nivel de atractivo superior si son verdaderamente diferenciadoras, si tienen un valor añadido que engancha con las personas. El problema, por repetido no menos cierto, es que es muy difícil ya contar con productos diferentes de verdad, únicos. Cuando poseer un automóvil era en sí mismo atractivo y diferente, todas las marcas los pintaban de negro o, como mucho, ofrecían alguna alternativa. Un día, una marca empezó a pintar sus modelos de tantos colores como gustos podría haber, entonces encontró un multiplicador de atractivo.

Pero estos factores ya no valen. O valen menos. ¿Quién no produce berlinas, deportivos, SUV, todoterrenos, descapotables, híbridos…en todos los colores de la paleta, en todas sus posibles versiones?

Entonces surgen más fuertes que nunca la identidad, la personalidad, el tono, el estilo, la comunicación interesante, la publicidad innovadora, los territorios bien definidos, la actualización de mensajes constante, la complicidad… Todo lo anterior propietario de las marcas mucho más que del producto. Todo lo que las hace más atractivas, más sexy. Al final, las que más recomendaríamos.

A lo anterior se podría oponer que es válido “si el producto o servicio no es malo ni defrauda” y a esto se podría replicar que ser un buen producto o un buen servicio es lo mínimo que exigimos hoy por el dinero que nos cuesta. Es decir, es imprescindible pero no diferenciador.

Ser atractivo, sexy, no es la única razón para entrar de manera positiva en una conversación, para ser recomendado, pero ayuda mucho.

Ignacio Ochoa

Consejero Delegado en Branward®

Autor del libro “Planeta Marca”

Fotos: Shutterstock


Ignacio Ochoa

Consejero Delegado de Branward

Posts relacionados

Posts destacados