Innovación de marca: Brand Innovation

La innovación y la creatividad son catalizadores estratégicos del crecimiento de las marcas.

Innovación de marca: Brand Innovation

El ritmo de los cambios en el entorno continúa acelerándose cada vez más en un mundo hiper-conectado, los modelos de negocio no pueden dar la espalda a una realidad que les afecta de lleno y las empresas necesitan de la innovación para mantenerse a la cabeza.

La vida promedio de las empresas ha caído casi 35 años desde 1960 y cerca del 90% de las Compañías listadas en aquel momento en “Fortune 500” ya no están presentes en la actualidad. Reflejo inequívoco de la transformación total en el mundo de los negocios. La innovación y la creatividad emergen como áreas estratégicas para aquellos que quieran mantenerse a distancia de sus competidores.

Dejar espacio para la innovación: un factor clave

Lo que ocurre es que por la propia herencia del conocimiento, cuando muchas de las Compañías piensan en lanzar un nuevo producto al mercado lo hacen a partir de los parámetros conocidos, basados en por qué compran los clientes los productos existentes. Y este es un enfoque que deja muy poco espacio libre para la verdadera innovación, que en realidad va más allá de incorporar funcionalidades. Es de todos conocido el enfoque de Henry Ford: “Si hubiera preguntado a la gente qué es lo que querían, hubieran dicho caballos más rápidos”.

Mientras que muchos siguen incorporando funcionalidades, las Compañías innovadoras han sabido desaprender para volver a aprender. O lo que es lo mismo, han dejado de lado la mochila del pasado y han abierto su mente a la disrupción que facilita la innovación que aporta valor. Cuando Apple lanzó su primer iPhone, no sólo se trataba de su primer teléfono móvil, era el mejor que había visto el mercado hasta entonces, abriendo la puerta a una nueva forma de vivir. Cuando Dysson lanzó su primer aspirador, ocurrió lo mismo, revolucionando un segmento de mercado por completo. Cuando Netflix pasó del alquiler de dvd a la retransmisión en streaming no solo estaba facilitando el acceso al visionado de películas, estaba reinventando la forma en que se consume el ocio. Todas ellas rompieron con lo establecido hasta el momento, incorporando un enfoque que configura el mismo adn de sus marcas e implica un cambio radical en la forma de pensar.

Cómo aplicar la innovación de marca

El problema radica en que la mayoría de procesos estructurados en la gestión de los negocios y las marcas parten de un conjunto de presunciones que realmente no existen. Y el resultado de ese procedimiento no puede ser sino el mejor de los resultados basado en dichos criterios, dejando de lado que pueden existir otras vías para resolver mejor el problema en cuestión. La innovación hoy pasa por añadir una nueva dimensión al enfoque tradicional. Una dimensión que sepa incorporar la variable humana, que es la única capaz de aportar valor al negocio desde una estrategia que fusiona las expectativas de los clientes con el propósito de marca, utilizando como vehículo a la innovación.

En este sentido las Compañías que entienden que se trata de un enfoque a más largo plazo, tendrán más posibilidades de aunar la fortaleza de su marca y la innovación consiguiendo mejores resultados. Por el contrario aquellos que se centren en una visión cortoplacista, difícilmente conseguirán algo más que novedades puntuales.

La innovación de marca, ¿en cualquier Compañia?

Tal vez sea más fácil para las start-up que nacen sin una pesada herencia y por ello en la actualidad es cada vez más frecuente encontrar alianzas entre éstas y algunas de las más grandes como Unilever Foundry o Diageo Technology Ventures. Pero también es cierto que profundizando un poco más, muchas Compañías descubrirán que guardan un enorme potencial oculto en su interior: el talento de sus empleados. Para ello deberían implementar procesos abiertos y participativos, tratando de localizar a sus game changers (agentes del cambio), capaces de inspirar el potencial del crecimiento orientado a la búsqueda de soluciones que rompen esquemas.

Y no olvidemos, “el fracaso es una opción importante en toda innovación y si no fracasas es que tal vez no innovas lo suficiente “, en palabras de Elon Musk.

 

Carlos Puig Falcó

Presidente de Branward®

Fotos: Shutterstock 


Suscríbete a nuestra Newsletter

Carlos Puig Falcó

Presidente de Branward

Posts relacionados

Posts destacados