Las 4 B’s del Branding para la construcción de una marca: Brand Brace

Cualquier Compañía tiene dos caras, una funcional y otra más emocional. La funcional se basa en el negocio, en las capacidades de los empleados, en la eficacia de sus productos, en la idoneidad de sus instalaciones… La emocional tiene que ver con la visión de la Compañía, sus valores, su personalidad, su identidad, sus actuaciones, representa el lado humano del negocio. Podría decir que la primera es Business y la segunda, Brand. Curiosamente comparten la misma inicial y no pueden concebirse por separado, puesto que navegan juntas en cualquier Organización.

Las marcas conviven continuamente entre el lado racional y emocional de los negocios, y su construcción hoy día debe contemplar un enfoque completamente holístico fundamentado en una serie de pilares ineludibles.

Brand Brace: construyendo una marca íntegra

En la integridad se encuentra la clave para la longevidad de las marcas. Desarrollarla es una forma de asegurar la fortaleza de la marca y blindarla frente a su entorno. Es un punto de equilibrio y consistencia que le aporta estabilidad, resistencia y coherencia. La forma de alcanzarla debe contemplar las 4 B’s del branding:

construcción de marca

1.- Business Goals

Los objetivos de negocio definen una hoja de ruta que marca el camino a seguir. Son fundamentales para motivar al equipo, fomentar la colaboración y para ayudar a todos a comprender lo que la compañía espera conseguir. Forman parte del Business Plan, lo que facilitará la medición de cómo han sido alcanzados.

Deben ser claramente detallados y es conveniente que respondan el principio SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y acotados en el tiempo).

Cuando se planteen será importante detallar como lograrlos. Más allá de cifras o datos, es recomendable contarlos a través de una historia. Aprovechar el poder del storytelling puede ser de gran ayuda para lograr mayor compromiso por parte de todo el equipo, haciendo que se sientan parte del éxito.

2.- Beliefs

Una declaración de creencias, basadas en los valores corporativos, puede ayudar enormemente a que los stakeholders entiendan las decisiones que se toman. Las creencias representan una manera de pensar que busca la oportunidad de hacer mejor a la marca. Es algo que debe ser compartido por todos los departamentos y que los motiva a ofrecer una experiencia de marca común, que finalmente logra que el público al que se dirige se identifique con la marca.

Para alcanzar un éxito sostenido será necesaria una mentalidad abierta por parte de la compañía, que vea una oportunidad en orientarse a partir de un propósito que facilite la generación de creencias compartidas con el equipo. Deja que todos comprendan los valores que te representan para que los integren en sus creencias.

contacto Branward

3.- Behaviours

Si quieres transformar tu marca, transforma tus comportamientos. No importa tu estrategia de negocio, no importa tu identidad, lo que de verdad importa es cómo haces sentir a la gente. Es necesario que identifiques cada punto de contacto, puesto que cada uno de esos momentos es el responsable de hacer vivir realmente la marca. Los comportamientos están ligados directamente a la marca. ¿Quién somos? ¿Para qué estamos? ¿Qué hacemos? ¿Por qué lo hacemos?

En la medida que la marca se comprenda profundamente será más fácil asegurar un comportamiento derivado de lo que representa, de modo que crecerá el alineamiento de sus empleados y la fidelidad de sus clientes. Este alineamiento es la base de la autenticidad, que representa la genuinidad de su promesa y la consistencia de sus acciones y comportamientos.

4.- Beauty

Cuando experimentamos la belleza nos invade cierto sentido de paz interior. Una buena marca debe tener algo de una belleza que trasciende a sus componentes estéticos y alcanza una dimensión social. Se trata de encontrar el adecuado equilibrio entre lo que somos y representamos, entre nuestra imagen y su percepción. Como no puede ser de otra manera, es importante cuidar y revitalizar la identidad visual, también la verbal y el conjunto de expresiones de la marca, adaptándolas a los cambios en la sociedad. Pero no reside todo en la imagen y es preciso revisar la propia estrategia de la marca para observar en qué medida se adecúa a las demandas de la sociedad. La belleza en este sentido crea integridad para la Organización.

Si el entorno y la sociedad han cambiado enormemente, sería absurdo pensar que no es necesario cambiar el modo en que enfocamos la gestión de las marcas. Brand Brace es un enfoque orientado hacia una visión global, que plantea una particular mirada para medir el éxito en la construcción de una marca.

 

 

Carlos Puig Falcó

CEO de Branward®

 

Fotos: Shutterstock 

 

Suscríbete a nuestra Newsletter